LA MODA INOCENTE Y CULPABLE según el prisma del diseñador Ricardo Oyarzún

01 Febrero 2001 por TV y Novelas

Ricardo Oyarzún, es quién viste a los artistas en el Festival de Viña del Mar. Este año, el asesor de la moda nos contó que los hombres estuvieron mejor vestidos que las pocas mujeres que pisaron la Quinta Vergara. Los "machos", hicieron vanguardia este año, y mostraron mucha preocupación en su vestir, sobre todo Antonio Vodanovic, quien fue lejos el hombre más elegante de este certamen musical.

ro

Para saber la inocencia y culpabilidad de los famosos, en Viña del Mar conversamos con Ricardo. Acá les tenemos este súper ranking de la moda.

Antonio Vodanovic.

Culpable por: No es culpable en lo absoluto.
Inocente por: Ser uno de los hombres más elegantes del festival.

Carolina Arregui.

Culpable por: No se cree que es una estrella.
Inocente por: Ser sobria, elegante y muy sencilla.

Marta Sánchez.

Culpable por: Por haberse vestido muy aseñorada en la noche inaugural del Festival.
Inocente por: Imponer su estilo, que muchas chilenas no se atreven a usar.

José Ignacio Ariztía.

Culpable por: Ser común y corriente.
Inocente por: No darse cuenta de su informalidad.

Charlie Zaa .

Culpable por: Lucir mu acartonado y formal para su edad.
Inocente por: Usar colores llamativos para no verse tan formal.

Sabine Maussier, (coanimadora mexicana).

Culpable por: Venir muy mal vestida y estar un pcoo "gordita".
Inocente por: Tener un encanto que la hace lucir muy linda con cualquier tenida que se ponga.

Carlos Vives .

Culpable por: Ser demasiado natural y espontáneo para la ocasión.
Inocente por: Vender un producto espontáneo y natural.

Jordi.

Culpable por: Vestir muy simple y despreocupado.
Inocente por: Usar ropa de acuerdo a su tierna personalidad .

Berta Lasala.

Culpable por: Haber estado demasiado simple en apariciones no oficiales .
Inocente por: Lucie elegante y audaz en la noche final.

Albert Hamond.

Culpable por: Dárselas de lolo y luchar contra la edad que tiene.
Inocente por: Verse espontáneo y juvenil a pesar de tener sus añitos.

Blanca Soto, (Miss Viña).

Culpable por: Ponerse todo lo que le digan, mal asesorada.
Inocente por: Tener un encanto que suple cualquier deficiencia, en el vestuario.

Sofía Franco. (reina del festival)

Culpable por: Demasiado simple. costó un trriunfo cambiarle el vestuario.
Inocente por: Ser muy lolita y no estar bien asesorada.

Backstreet boys.

Culpable por: Sus looks poco originales al estilo Michael Jackson.
Inocente por: Estar comenzando a crear su estilo y haberse preocupado de vestirse todos iguales.

Emmanuel Ortega.

Culpable por: Faltarle algunas "cazuelas" antes.
Inocente por: Ser elegante, juvenil y bien producido.

Eros Ramazzotti.

Culpable por: Es inocente de todo.
Inocente por: Su sobriedad italiana

 

Chayanne.

Culpable por: Culpable de nada.
Inocente por: Inocente por la excelente producción en su vestuario.

Juan Gabriel.

Culpable por: Algunos kilitos de más.
Inocente por: Tratar de sacarse el mejor partido que pudo.

Paolo Meneguzzi.

Culpable por: Mostrarse demasiado niñito bueno y preocuparse poco de su vestuario.
Inocente por: Tratar de vender la imagen que proyecta.

Gonzalo Cáceres.

Culpable por: Mucho aparataje innecesario, muy recargado.
Inocente por: No ir en contra de su naturaleza.

Sarita Vásquez.

Culpable por: Ser víctima del aparataje de Gonzalo.
Inocente por: Realizar esto por amor.

Julio Videla.

Culpable por: Andar con camisa y pantalón de calle como todos los días.
Inocente por: Su sencillez y naturalidad.

Checho Hirane.

Culpable por: Verse como vestido por él, sin asesoría profesional. 
Inocente por: Le ha sabido sacar partido a su estilo fresco y espontáneo.

Dino Gordillo.

Culpable por: Usar el clásico estilo Jonson´s Clothes.
Inocente por: No haber recibido buena asesoría.

Anabel Cherubito, (coanimadora argentina).

Culpable por: Muy obstinada, no dejó que la asesoráramos y se vistió con un traje simple de muy bajo nivel.
Inocente por: Fue culpable siempre.

Marco Antonio Solis.

Culpable por: Nada, se viste tal cual es él.
Inocente por: Su sobriedad en el vestir, fue muy reservado.